Noticias

Ejercicios antes de comenzar a cantar

By 19 octubre, 2016 Sin comentarios

¿Eres profesor de música, perteneces a un coro o escolanía o simplemente te gusta cantar?Aquí te dejamos algunos ejercicios/juegos de técnica vocal que hemos recopilado para trabajar la voz y cantar como “los ángeles”.

microphone-1209816_1280

  1. Relajación

Preparación del cuerpo y voz para cantar. Combinar tensión y relajación para lograr un estado de relajación activa.

Proponemos varios ejercicios para trabajar la relajación:

  • Piernas equilibrando al cuerpo, flexibles pero asentadas: hacer el balancín, mover suavemente las caderas, rotar las rodillas…
  • Cara relajada, mandíbula “desencajada”: bostezos, amasar la cara, hacer muecas, mandíbula como la de un muñeco articulado.
  • El cuerpo en general activo, pero no tenso: palmadas por todo el cuerpo a uno mismo o al compañero, masajes mutuos, saltitos, movimientos de todo el cuerpo…

  1. Respiración

Un control adecuado de la respiración favorece la relajación activa, la correcta oxigenación de la sangre y es la clave de una emisión vocal sana y relajada. Estos ejercicios buscan trabajar de manera despreocupada y natural el diafragma con diferentes tipos de respiración, manteniendo siempre una correcta posición/actitud corporal.

Ejercicios para trabajar la respiración:

  • Espirar (soplar, resoplar, suspirar…): vaciar los pulmones suspirando varias veces. Para ello fingir las siguientes acciones: inflar un globo hasta hacerlo explotar; inflar una bicicleta imitando el gesto con los brazos; el viento de un día de tormenta; apagar las velas de una tarta de cumpleaños; soplido del lobo tirando las casas de los cerditos.
  • Inspirar (lentamente): imitar el aspirar lenta y profundamente el perfume de una flor, imaginar que en la calle percibimos el olor de una comida e intentamos adivinar qué es, imaginar que la barriga es un globo que se infla y desinfla con las manos en la barriga y manteniendo un momento el aire cuando el globo está lleno. (Rápidamente) “comer” una bocanada de aire, imaginar que nos tiran agua fría o nos pisan la punta de un pie…
  • Retener/controlar la emisión del aire:
    • Retención con aire: intentar reconocer un sonido débil y lejano (instintivamente aspiramos y retenemos el aire mientras concentramos nuestra atención en el sonido)
    • Retención sin aire: vaciarnos de aire retener unos momentos y después dejar entrar de nuevo, imitar estas acciones: soplar 99 velas, soplar sopa muy caliente, hacer pompas de jabón, imitar un ventilador (fff….,vv….)

 

  1. Resonancia

La voz natural (sana) sin una técnica especial puede ser suficiente para cubrir nuestras necesidades habituales. Pero cuando determinadas circunstancias requieren un uso de la voz más exigente (como los profesores), la técnica vocal puede ayudar a evitar la fatiga vocal o incluso otros trastornos más importantes.

Los siguientes ejercicios buscan trabajar las sensaciones de resonancia de nuestro cuerpo, para lo que resultan especialmente útiles los sonidos nasales m, n, ñ, ng (siempre de forma relajada, sin apretar los dientes ni los labios).

  • “Glissandos”: mugir de la vaca (m); la sirena que sube lentamente, se mantiene y baja (m/n/ñ), la abeja que sube y baja y se acerca y aleja (ñ); los coches que pasan (rrrr….rrrrr…)
  • Sonidos articulados acabando en m/n/ñ/ng: lanzar una flecha: shiunnn…; imitar instrumentos musicales (bum-bum…, bom-bom…, drum-drum…)
  • Vocales: intentar trasladar la sensación de resonancia de las consonantes practicadas a las vocales: exclamaciones con diferente dirección melódica (oh——oh, eh——ah); el grito de los indios con todas las vocales, tapando y destapando la boca…

 

  1. Articulación

Una buena pronunciación permite que el discruso (hablado o cantado) sea inteligible al oyente y nos mantiene activos durante todo el proceso.

Los siguientes ejercicios trabajando el movimiento de los elementos que intervienen en este acto (lengua, labios, mandíbula, velo del paladar)

  • Trabalenguas, refranes, lectura en voz alta, recitado…
  • Onomatopeyas: sonido del avión (vibrando los labios brbrbrbrbr, rrrrrr); imitar al perro bebiendo agua; reloj (tic-tac); imitar sonidos de animales…
  • Hacer “muecas”: tocarse la punta de la nariz con la lengua; imaginar dar un mordisco a una gran manzana; imitar movimiento de la boda de los peces; intentar hacernos entender sujetando un lápiz horizontalmente entre nuestros labios…

church-1499312_1280

Juegos combinados

Se pueden hacer combinaciones de los ejercicios expuestos junto a juegos rítmigos, de representación etc., unidos por un hilo conductor que los justifiquen y den unidad. Cuentos, narraciones, historias que inviten a participar con sonidos y movimientos. Algunos temas propuestos son la tempestad, el tren, los exploradores o los indios.

Resultados

Por norma general debemos aprovechar cualquier ocasión que se presente para ponerlos en práctica, pero no esperar resultados inmediatos. Hemos de saber adecuar el trabajo a cada grupo y cada momento, y ajustar los esquemas de trabajo según éstos. El pedagogo siempre ha de ser creador y flexible.

También deben aprender los niños que no todo es juego, sino que deben hacer otro tipo de ejercicios más “serios”.

 

La mejor escuela de la técnica vocal es el canto. La práctica saludable del canto solucionará la mayor parte de las dificultados y les abrirá un mundo de disfrute y sensibilidad.

Deja una respuesta